Las recesiones en las encías se provocan cuando la posición natural de los dientes sufre un desplazamiento y queda completamente expuesto. Este desplazamiento de la encía posee una causa multifuncional que podemos encontrar por causas comunes desde el cepillado intensivo o el hacerse un piercing hasta la propia posición incorrecta de los dientes (malposición).

Al no tratarse la recesión de encías se pueden encontrar diversos problemas con el tiempo. Esto conlleva al desarrollo de la hipersensibilidad dental, aparición de caries, alteraciones estéticas como los dientes más largos, mayor progresión en las recesiones…

En definitiva, debemos prevenir y cuidar las encías para que no tengamos apariciones de este tipo.

 

¿Cómo tratar las recesiones en las encías?

En el caso de que hayan aparecido en sus encías recesiones, deberán de ser tratadas, pero, ¿de qué manera?

 

recesión de encías

 

Usaremos una técnica ligeramente invasiva en la que moveremos el margen de la encía que deja expuesta la raíz del diente y la colocamos en su posición natural. Para ello se realiza una cirugía de una sola incisión de 8 mm aprox. Más tarde se sutura para estabilizar la posición de la encía. Habrá que regenerar la encía, existen varias opciones:

  • Se coloca un injerto de encía propio del paciente.
  • Se coloca fibrina rica en plaquetas, esto se consigue a través del centrifugado de sangre del paciente.
  • Se usa biomaterial de origen animal.

 

¿Duele hacerse un injerto de encía?

La pregunta que se hace cualquier paciente es si duele realmente el hacerse este injerto de encía y la respuesta es que no. Este proceso es indoloro ya que se realiza con anestesia local pero una vez transcurrido la anestesia, el paciente notará la presencia de molestias tras haber manipulado los tejidos (no más que tras realizar un empaste u otro procedimiento dental).

Una vez finalizado el tratamiento, existe un post-operatorio que suele durar entre 5 y 10 días. Estos días podrán aparecer molestias e inflamaciones pero junto a los medicamentos que prescriben expertos en odontología se llega a minimizar las inflamaciones en intensidad de dolor y en duración de tiempo.

Perfectamente se puede seguir con las actividades diarias rutinarias tras el tratamiento, salvo algunas excepciones que su caso sea más específico. Existe la opción para pacientes más nerviosos de usar sedación intravenosa, con la intervención de una anestesista.

Algunos de los objetivos establecidos para estos tratamientos son regenerar la encía que cubre las raíces del diente y ganar un porcentaje de grosos del tejido para evitar en un futuro apariciones de recidivas y con ello alteraciones en los dientes.

 

Tras el tratamiento ¿Cuánto tarda en curar la zona?

La zona que se ha intervenido suele estar inflamada y con molestias desde 5 a 10 días como hemos mencionado, esto depende de la persona. Para mejorar la inflamación y mejorar el curado de esta zona, se escoge la opción de usar factores de crecimiento que son extraídos centrifugando un poco de sangre del paciente el mismo día de la intervención.

Una de las causas que provoca recesión en las encías es el cepillado agresivo. Por ello los expertos aconsejan que el cepillo ha de ser suave. En la parte baja de los dientes, cerca de las encías aparece la placa dental o bacteriana que se acumula, con el cepillo suave se elimina fácilmente. No obstante, el uso de cepillos duros deteriora con el tiempo nuestras encías provocando efectos mencionados anteriormente. Lo importante es tener constancia en la higiene bucal después de cada comida. Nuestra boca posee una cantidad de bacterias que se nutren de restos de comida y saliva generando ácidos que atacan al esmalte de los dientes que puede crear caries, sarro y en casos puntuales periodontitis.

 

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad que afecta principalmente al hueso y hace que disminuya la sujeción del diente. Para comprobar que tanto de tejido se ha perdido se somete al paciente a la realización de radiografías y sondas.

 

¿Cómo se lavan los dientes?

La técnica para el correcto cepillado de los dientes es en dirección encía-diente, verticalmente y nunca horizontalmente, durante 3 minutos. La técnica en sí consiste en “barrer” y no “fregar”, manteniendo un ángulo de 45 grados ¡Y no hay que olvidar la lengua!

 

¿Qué cepillo de dientes es mejor usar?

En cuanto a la recurrente pregunta de si usar o no cepillo eléctrico para los dientes la respuesta es que es más aconsejable, no obligatorio ya que nos ayudará a una limpieza más profunda. Esto favorecerá a la no aparición de problemas tan comunes como las recesiones por la falta de limpieza dental.

 

¿Qué más puedo hacer para mejorar la limpieza de mis dientes?

Para una mayor limpieza dental se hace uso de la seda dental o cepillos interproximales (cepillo con alambre fino recubierto de pelos de cepillo dental para una limpieza más eficaz). La elección de ello está en función del espacio que tengamos entre los dientes. Generalmente, los adultos de edad media hacia delante necesitan cepillos interproximales y los jóvenes y adolescentes seda dental.

Es importante su uso, al menos una vez al día, para evitar los restos de comida entre los dientes.

Con estas pautas y consejos, si se tiene constancia en emplearlos, conseguiremos reducir la recesión de encías, como todos los problemas que pueden llegar a derivar de ello, como la gingivitis o periodontitis.

Déjanos un Comentario